martes, 21 de febrero de 2017

El pueblo escondido

Después de casi un día perdida dando vueltas sobre una montaña, conseguí llegar a un pueblo que parecía escondido. Al principio la gente de allí se asustaba al verme, no estaban acostumbrados a que gente desconocida estuviera alrededor de sus casas, unas casas hechas con madera diseñadas por ellos mismos. Lo que más me sorprendió fue que cada alimento que consumían lo producían ellos en sus huertos y el agua lo sacaban del río que tenían a solo unos metros. No dependían de nada ni de nadie, todo lo que tenían lo producían ellos mismos. Después de cinco años conseguí que construyeran una carretera bajando por la montaña que comunicase el pueblo con el resto ya que se encontraba tapado por las demás montañas. Construí alguna tienda y llevé medicinas. Al estar aparte la gente se enfermaba y no tenían medicinas para ayudar a curarse. Las familias eran muy numerosas, de cinco a diez hijos de media tenía cada una. Ahora al tener comunicación la gente viene a visitar el pueblo y suelen llamarlo "el pueblo escondido".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada